La baja de peso luego de una Cirugía Bariátrica ocurre hasta los primeros 12 a 18 meses, donde se disminuye aproximadamente un 70-80% del exceso de peso (es variable entre cada paciente), y después se estabiliza. Es importante saber que el peso siempre fluctúa entre 1-2 kg.,ya sea para arriba o para abajo, por lo que estas variaciones no debieran asustarnos, ¡pero sí alertarnos!

Aproximadamente un 15-20% de las personas operadas de una Cirugía Bariátrica, recuperan una cantidad significativa de peso, generalmente después del segundo año, lo que determina un fracaso en el tratamiento.

Esta recuperación tiene que ver con múltiples factores, pero principalmente por un fracaso del paciente en realizar un cambio en su estilo de vida. Hay que recordar que la Cirugía Bariátrica ayuda mucho, pero no es milagrosa, y el éxito del tratamiento depende de la disciplina y orden del paciente.

Muchas veces los pacientes piensan que fue la cirugía la que falló…pero en general eso no es así, ya que ellos bajaron de peso correctamente los primeros 12 meses, lo que demuestra que la operación cumplió su efecto. Lo que habitualmente ocurre es que los pacientes retornan a una conducta alimentaria poco saludable y dejan de lado la rutina necesaria que implica comer cada 3 horas, cantidades no superiores a 200cc. (1 taza), de manera pausada y tranquila.

Lo más habitual es la conducta de “pastoreo”, en la cual las personas pasan el día picoteando pequeñas cantidades de dulces y chatarra, que aportan una gran cantidad de calorías. Otros, por falta de tiempo o planificación, reemplazan las comidas y colaciones por chatarra, y también es muy frecuente que las personas se salten comidas y colaciones, por lo que llegan con hambre a la siguiente comida y esto genera una tendencia a comer grandes cantidades de comida, pocas veces al día, lo que sin duda es perjudicial para mantener la baja de peso.

Estas conductas poco saludables generalmente están acompañadas de un desbalance emocional o psicológico, que hace que el paciente ceda ante los malos hábitos.

Otras veces, y lo que es más lamentable, es que el paciente no es adecuadamente educado por su equipo tratante en la importancia del cambio de estilo de vida y en la adherencia al tratamiento, y el paciente recupera peso por falta de información.

A pesar de que esto puede ser preocupante, lo importante es saber que esto pasa sólo si uno no se cuida, ya que si es ordenado, disciplinado y metódico con sus hábitos de alimentación y actividad física nada de esto debiera ocurrir. Por eso es tan importante el operarse en un centro que cuente con un equipo multidisciplinario, que enseñe y controle al paciente para que su resultado sea óptimo y permanente.

Como casi todo en la vida: El Éxito y el Fracaso dependen sólo de uno mismo!